15 de abril de 2008

Manden firmes

También es mala suerte que la primera blusa que tiene la oportunidad de pasar revista a las tropas en la joven democracia española fuera de corte premamá y llevara pantalones. Carme Chacón es lo más de lo más dentro del nuevo equipo de Zapatero; él, el primero en formar un Gobierno con más mujeres que hombres, ella, protegida del jefe y primera fémina en ponerse al frente de los tres Ejércitos, que así dicho suena a sudor, sangre y guerra.
El carácter poco belicista de nuestras Fuerzas Armadas libra a la insigne ministra de Defensa de ponerse el mono militar y pilotar un caza hasta un portaaviones en el Golfo Pérsico para recitar aquello de 'our troops have prevaled' mientras amarra con los pulgares la hebilla, pero no de lucir palmito cuando a uno de los tres mil soldados que España mantiene en misiones en el exterior le dan matarile y vuelve a casa bajo una bandera.
Chacón ya sabía desde hace tiempo cuál sería su próximo destino y por eso se le había puesto cara de susto en las últimas semanas, la misma que lucía en la toma de posesión. Como promoción, ahora que algunos dentro de las filas socialistas la ven como todo un valor en clave sucesoria, el cargo no está nada mal, pero menudo marrón le ha caído a la catalana más cool de la democracia. Romper clichés en esta España nuestra tan castiza no es moco de pavo y más si tu curriculum son dos años en un ministerio de Vivienda. Aunque tal y como está el panorama, quizá sea preferible ponerse ante el Cetme de la Legión que frente a un constructor.
No es por inexperiencia, qué sabía el juez José Antonio Alonso de militares cuando le tocó cargar con el muerto que no había querido otro; ni tampoco por cuestión de género, porque nadie más apropiado que la malcarada Maleni Álvarez para ese 'Capitán, mande firmes' que pasará a la historia como la primera orden de una mujer a la tropa. Es más bien una cuestión de postura, de sentir vital.
No se le reprocha su espíritu pacifista, menudo es haciendo la paz y el buen rollo el Ejército español, sino que en sus labios ciertas palabras no acaban de quedar del todo bien. Cuadrarse se cuadró hasta el último funcionario que oteaba el Patio de Armas del Ministerio de Defensa, porque estaría feo no obedecer a una madre, pero hasta ella se dio cuenta de que se le atragantó el 'Viva España' que venía a continuación. Aquello no sonó ni mucho menos tan patriótico como cualquier palabra que salga de la boca de José Bono, pero, por eso de los cien días de cortesía, Chacón tiene el reconocimiento del esfuerzo que vocalizar esas dos palabras le costó.
...

3 comentarios:

Guillermo Vila dijo...

Curiosa Coincidencia, si... aunque creo que yo he sido más hijoputa.... es que lo del centro me da así como asquito, ya sabes

Anónimo dijo...

Cómo puedes ser así siendo sólo una persona...

FDO. Hristo

Anónimo dijo...

Que tonteria más grande puede decirse a estas alturas?
Si una mujer lleva un bombo se pone la ropa adecuada para ello, y quien relacione ésto con su cargo y responsabilidad profesional es que está aburridisimo o ya no sabe que hacer para meter cizaña contra todo lo español.
Para mi que hay mucho nazionalista niñato escondido por aqui, y si lo hay, puede que sea sospechoso, al menos para mi.