22 de junio de 2009

Blues

Un simple trote de bajo, un rasgueo imperceptible con el salto de las cuerdas en el momento oportuno; la soledad podría ser un momento apasionante si el ser humano pudiese elegir
Rumor de viento, por ejemplo, sol de invierno o algo parecido.
Otras veces te atropella y tú con el pie cambiado, esbozando esquemas para el pasado mañana de unos cimientos indestructibles
Como si apareciera para dejarte sin tabaco o prohibirte el alcohol.
En qué clase de mundo vivimos, le preguntas
Pero ahí te deja. Atónito. Con la siguiente estupidez sellada en el filo de la boca.
Y el rato que sigue a lo anterior se transforma en un querer hablar del tiempo
Sólo por romper el silencio.

1 comentario:

Wesley Jackson dijo...

Bueno, chaval. Ya te encontré. Ahora solo te queda actualizar! Deja Chance y actualiza!!